COMPARTIR

Las notas de algún instrumento musical empiezan a entonar un ritmo que facilmente es reconocida por cualquier guatemalteco, la sensación de nostalgia para quien esté lejos de estas tierras del quetzal se hace más fuerte y las notas aumentan el compás y nos regalan  la tonada de un poema convertido en canción que entre lo que recordamos y lo que tarareamos queda algo así: Luna gardenia de plata que en mi serenata te vuelves canción… Tú que me viste cantando, me ves hoy llorando mi desilución, calles bañadas de luna que fueron la cuna de mi juventud… Luna de Xelajú”

Más de alguno a llorado extrañando su tierra y es motivo de orgullo para toda la región de Quetzaltenango. A pesar de que sus origenes siempre han generado controversia, uno de los intérpretes más reconocidos de este tema a sido el emblemático Paco Pérez. Aunque con el pasó del tiempo a trascendido fronteras y es reconocida mundialmente. Las versiones de este tema han sido tan variados como variadas son las opciones musicales, hay versiones en merengue interpretadas por el Grupo Rana; en ska, por Malacates Trebol Shop, entre otras.

También puedes leer:  Turismo del Municipio de Olintepeque, Departamento de Quetzaltenango

Banda, rock, salsa, jazz, las versiones de esta canción han sido inumerables y siempre ha creado un ambiente perfecto para sentirse parte de un país que, al igual que todos, busca mejorar entre tantas situaciones complicadas, pero temas como estos con su historia y su aporte pueden brindar un momento de paz y tranquilidad donde quiera que suene.